Vladímir Putin ya es la marca política con peor reputación en Internet

El impacto mediático de la guerra en Ucrania convierte a Putin en el político más atacado y vilipendiado de la red. Más de 12 millones de noticias negativas, miles de tweets, videos críticos en YouTube, hashtags y campañas de merchandaising con camisetas tensan la cuerda de la cultura del odio en la red

Durante las últimas semanas la red se ha convertido en el “eco y reflejo” del odio de la guerra. Se han conocido nuevos arquetipos de haters u odiadores profesionales, “trolls”, “punishers”, “mercenarios de guerra” y “ciber saboteadores” y es que nunca había existido tanto odio en Internet. El conflicto bélico ha dado pie a millones de opiniones negativas, adjetivos descalificativos, tweets incendiarios y grupos anti-Putin que se organizan a diario en en Facebook o Telegram. Desde que empezó el enfrentamiento se han publicado más de 12 millones de noticias negativas con el término “Putin” (solo en español) además de campañas recogidas de firmas en Change.org y millones de opiniones negativas en hashtags como #fckptn #PutinHitler #KillPutin

Motores como Google han modificado algunas de las sugerencias de búsqueda asociando Putin a términos como “guerra”, “fortuna personal”, “genocidio Ucrania” o “envenenamiento”.  A esta mala fama digital se le suma la existencia de centenares de videos “conspiro paranoicos” en YouTube, son seguidos por millones de usuarios y aluden a los supuestos envenenamientos de disidentes cometidos por Putin afirma Francisco Canals, periodista y director del OEI.  En la red tampoco faltan blogs que aluden a la corrupción de los oligarcas, la fortuna de Putin en el extranjero, sus amantes, hijos secretos y hasta planes para terminar con la vida del dirigente. Al hilo de esta cultura del odio también han proliferado empresas como Amazon que comercializan camisetas y productos de merchandaising con mensajes contra Putin.

La fiscalía general de Rusia denuncia que Facebook debería ser incluida como organización extremista al permitir contenidos que incitan a la violencia y la rusofobia. Tik Tok, Telegram o Netflix han restringido su presencia en Rusia. Ante tanta campaña de odio y aislamiento Putin tiene preparado su propio “botón de desconexión digital” se trata del proyecto Runet mediante el cual podría desconectarse de la red mundial de Internet operando con su propia red de servidores.

Fuente: OEI Tels prensa e intervenciones 91 3804419 – Tel prensa 677028639