Crece la confrontación cibernética entre Rusia, Ucrania y la UE

La red se consolida como un nuevo escenario geoestratégico de guerra híbrida en la que no faltan prácticas como hacktivismo digital, ataques criptovirales, actos de desinformación, ciber espionaje y ciberguerra

Mientras continua el despliegue de tropas en ambos bandos se reafirma el papel relevante que Internet tiene en el complejo escenario político. Con la sombra por las acusaciones de intrusismo informático Rusia ya se ha convertido en una superpotencia del ciber espionaje internacional. Putin ha recibido acusaciones por intentar debilitar a la UE y Ucrania a través de campañas de desinformación. ¿Pero qué hay de verdad en los ataques informáticos de Rusia? Ambos países tienen una larga tradición en materia de ciberdelitos y disponen de una dilatada experiencia en materia de ciberguerra. Ciber piratas rusos intentaron paralizar las elecciones en Ucrania y llegaron a paralizar parte de la red eléctrica y colapsar sitios web ministeriales. Se han intentado publicar datos personales de ciudadanos ucranianos intentando desestabilizar a los adversarios, comprometer datos en la red y sabotear la actividad política y militar.

El ciberespacio ya se ha concebido como un espacio de defensa y convivencia colectiva el cual es gestionado por casi todos los países de la UE afirma Francisco Canals, periodista especializado en ciberdelitos y director del OEI. Es frecuente que los gobiernos preparen acciones de ciber espionaje, se busca leer y monitorizar cuentas de e-mail, monitorizar llamadas o búsquedas en sitios web vigilados por las multinacionales tecnológicas. Además, en una hipotética ciberguerra se podría determinar la geolocalización de personas relevantes en el conflicto, inutilizar fuentes Wifi, autodestruir sistemas operativos e impedir las comunicaciones digitales de ambos países. A todo ello se suman ataques criptovirales y de denegación de servicio cuya inoculación en teléfonos móviles y ordenadores es difícil de evitar.

Ucrania afirma poseer pruebas que involucran a Rusia en ciberataques a su Gabinete de ministros y al Ministerio de Exteriores y que denuncian la presencia de la OTAN.  Por su lado, Moscú afirma que existen grupos de ciber piratas en Ucrania que atentan contra sus intereses. Además, los ucranianos ven en la red un “refugio y aliado” donde se difunden mapas de refugios y recomendaciones de cómo actuar en caso de conflicto.

Los servicios de inteligencia de ambos países tienen sus propias divisiones de ciber espionaje. En una ciberguerra se utilizan acciones de desinformación que utilizan sofisticados sistemas de propagación; el daño a infraestructuras críticas; ataques de denegación de servicio y tecnología ransomware. En la ciberguerra se utilizan, además, medios de comunicación zombies, redes de Spam y teléfonos móviles que actúan como silenciosas antenas repetidoras del Spam.

Fuente: OEI / Tel prensa 913804419 / Tel prensa 677028639