Internet, medio organizativo de las bandas latinas

Plataformas como Twitter, YouTube o Instagram se han convertido en herramientas para captar adeptos, divulgar ideologías u organizar acciones logísticas. Fake news entre bandas, ataques contra el honor o simbología identitaria llenan el escenario de las bandas en las redes

Rapper Boys, Trinitarios, DDon’t Play o Ñetas son algunos de los nombres de marca de estos grupos. Se concentran en núcleos urbanos y tienen una jerarquía muy estructurada. Su perfil corresponde al de jóvenes de entre 12 y 25 años, se basan en la obediencia ciega y sus principales delitos son robos con fuerza, reyertas o asaltos a domicilios. Son grandes consumidores de alcohol o drogas y su expansión está aparejada al crecimiento de la inmigración, el paro juvenil y el fracaso de las políticas educativas.

Las redes sociales se han convertido en su herramienta logística en las que no faltan grupos organizados por WhatsApp, comunidades en Telegram, páginas en Facebook o virulentos hashtags en Twitter. En la red ya se publican convocatorias de reuniones, fiestas ilícitas, botellones y mapas de influencia territorial afirma Francisco Canals, periodista especializado en ciberdelitos y director del OEI. Sus miembros divulgan fotos o videos humillando a miembros de bandas rivales. En otros casos disponen de sus propios bulos difundiendo tweets incendiarios o fake news para generar falsas alertas. ¿Pero que herramientas tecnológicas tiene la Policía para hurgar en las interioridades de estos grupos? Los investigadores monitorizan las redes en busca de actitudes potencialmente ilícitas, practican infiltraciones y neutralizan actitudes que promuevan la violencia o inciten al odio. En la red ya es posible identificar a delincuentes o distinguir a miembros activos de simpatizantes. Se utilizan técnicas de geolocalización móvil y reconocimiento facial para tirar del hilo que lleve a la resolución de casos.

Las bandas latinas utilizan la red para encriptar simbología oculta y enviar señales de llamada a la acción. En este mercado tampoco faltan darkwebs y sitios webs donde los seguidores pueden adquirir armas blancas o formarse ideológicamente en conductas potencialmente ilícitas.

Fuente: Observatorio Español de Internet / Tel prensa e intervenciones 91 3804419 / 677028639